¿Debería beber 8 vasos de agua al día?

Si alguien les preguntase cuánta agua deberían beber cada día, estoy muy seguro de que un gran número de ustedes me respondería “8 vasos cada día”. Por supuesto que el agua es saludable para usted, pero ¿existen beneficios para la salud relacionados con esa cantidad exacta? - La Investigación científica moderna sugiere, ¡no!
 
La Dra. Margaret McCartney declaró en el British Medical Journal que no hay ninguna razón científica detrás de la afirmación de que todo el mundo debería beber 8 vasos de agua al día. Se considera en gran medida un mito en el ámbito de la medicina, pero parece que se ha adoptado como un evangelio en la sociedad moderna; sin embargo, ¿de dónde proviene? 
 
El primer caso registrado de personas a las que se les recomienda beber 8 vasos de agua al día puede encontrarse en las directrices sobre dietas de los EE. UU. publicadas por la Junta de Alimentos y Nutrición (Food and Nutrition Board) de la Academia Nacional de Ciencias (National Academy of Sciences) allá por 1945. Casi inmediatamente después, los investigadores comenzaron a descartar la cuota de 8 vasos como una sobreestimación significativa, aunque de algún modo aún existe una regla de salud no escrita en la mente de muchas personas de todo el mundo.
 
Aunque pueda parecer extraño, a pesar de los beneficios para la salud del agua, pueden surgir problemas como consecuencia de beber demasiada agua. 
 
Aunque habría que ingerir una enorme cantidad de agua para caer víctima del agua, existe una afección conocida como intoxicación por agua. Normalmente, solo ocurre en casos extremos en los que las personas sustituyen los líquidos tras deportes de resistencia (maratones, etc.) o como resultado de trastornos psiquiátricos en los que el paciente siente la necesidad de beber cantidades abundantes de agua. 
 
La intoxicación por agua puede evitarse logrando un equilibrio entre la ingesta de agua y el volumen de líquidos que perderá el organismo por hora (apenas 1 litro por hora). 
 
El eminente nutricionista británico Jane Clarke ha documentado en repetidas ocasiones que el organismo necesita al menos 2,5 litros de agua al día, pero eso no significa que sea necesario beber físicamente esa cantidad. Gran parte de la ingesta diaria de agua se realiza a través de la comida. Por ejemplo, la lechuga, la sandía, el brécol o las uvas tienen una composición de un 95 %, 92 %, 91 %, and 91 % de agua, respectivamente.  No sorprende que la fruta fresca y la verdura contengan más agua que las grasas procesadas y la comida basura. 
 
Al asegurarse de que se centra en una dieta bien equilibrada, el consumo que se necesita de agua estará cubierto por sí mismo. Elija agua en vez de bebidas carbonatadas azucaradas cuando sea posible y haga un esfuerzo por comer más fruta y verdura. Sus niveles de energía se verán aumentados, su flujo intestinal mejorará y su cabello, su piel y sus dientes también notarán los beneficios. Sí, beba mucha agua, pero no se obsesione con los 8 vasos al día.

Seguro de salud internacional premium de Cigna

Obtenga un presupuesto