¿Una versión más sana del humilde apretón de manos?

Durante más de 2.500 años, los humanos nos hemos estrechado la mano cuando nos presentan a una nueva persona o para saludar a un amigo o conocido.  Hay versiones más modernas del original apretón de manos de origen griego que han surgido entre las culturas populares. Sin embargo, suelen ser tendencias de épocas concretas con una vida corta que permiten al apretón de manos original reinar absolutamente en casi todos los rincones del mundo como gesto de bienvenida. Se ha investigado poco sobre la implicación higiénica que tiene el apretón de manos, hasta ahora…

A principios de la década de los 70, Fred Carter, de los Baltimore Bullets en la NBA, cerró su puño y lo chocó contra el puño cerrado de su compañero de equipo tras marcar un punto y, con ello, nació el choque de puños. Su trivialización por parte de los programas de televisión y músicos de los 80 y 90 lo obvió hasta que el presidente de los EE. UU., Barack Obama, hizo el gesto de chocar los puños con su
mujer, Michelle, en 2008 para celebrar su nombramiento a la candidatura de la presidencia. Clasificado por el Washington Post como “el choque de puños que dio la vuelta al mundo”, el choque de puños fue devuelto a la cultura popular, y parece que hay motivos de peso para que permanezca ahí por motivos de salud.

Vivimos en una época bastante preocupada por la salud y la higiene, particularmente centrada en las manos. Una serie completa de otros supermicrobios, incluidos el E-Coli y el SARM, han ocupado los titulares en los últimos tiempos. Las personas han tomado nota, con productos como el líquido desinfectante para las manos en cada rincón de hospitales y oficinas, pero ¿es posible que el modo de estrecharse la mano también suponga una diferencia? Un estudio reciente llevado a cabo por el cirujano plástico Tom McClellan descubrió que el apretón de manos fomenta la expansión de las bacterias mucho más que el choque de puños. Esto se ha atribuido a tres veces tanto contacto de la piel como el que se inicia durante un apretón de manos, al igual que un apretón de manos que dure 2,7 veces más.
El gesto de chocar los puños puede reducir la transmisión de bacterias y mejorar la salud y la seguridad de los pacientes y de los trabajadores sanitarios por igual", fue lo que McClellan y sus colegas escribieron en su artículo en el Journal of Hospital Infection (Diario de infección hospitalaria).

Dicho esto, otro estudio sugiere que las personas únicamente propagan los gérmenes a través de los apretones de manos si estas no se han limpiado correctamente. Según un estudio del The Journal of Environmental Health, tan solo un 5 % de las personas se lava las manos durante 15 segundos o más. Antes de comenzar a felicitarse por encontrarse entre ese 5 %, debería saber que el "Centre for

Disease Control and Prevention" recomienda que todo el mundo se lave las manos durante un mínimo de 20 segundos. Intente contar la próxima vez que se esté lavando las manos. El hecho de lavarse las manos de una manera inadecuada hace que la gran mayoría de las personas lleven consigo una enorme cantidad de bacterias y gérmenes innecesarios en sus manos.

Por lo tanto, ¿apretón de manos o choque de puños? – La verdad es que no parece importar demasiado. Lo importante es lavarse las manos con regularidad, durante al menos 20 segundos cada vez. 

Seguro de salud internacional premium de Cigna

Obtenga un presupuesto