Consiga un presupuesto Acceso clientes
  • Estamos aquí para ayudarle 24/7
  • Contáctenos
  • Centro de recursos para expatriados

    El gran debate entre té o café

    Se encuentran en su oficina, en su casa, en su gimnasio y están fracasando miserablemente. Sí, se trata de los amantes de las dietas de choque. Desafortunadamente no hay un conjuro mágico que proporcione salud y bienestar a las masas. Cada vez más personas parecen haber sucumbido a las llamadas dietas de choque cuando lo que buscan es perder peso y estar en buena forma en general, pero los hechos muestran que a largo plazo no funcionan.

    En ocasiones simplemente es demasiado duro cambiar, especialmente cuando durante nuestra vida hemos sido demasiado indulgentes. El enfoque más razonable es el de hacer gradualmente pequeños cambios.

    Por ejemplo, dado que el empleado de oficina medio pasará la mitad del tiempo que está despierto durante la semana en su lugar de trabajo, quizá algunos pequeños cambios puedan marcar una gran diferencia en su bienestar.

    Cosas como la ingesta de cafeína y azúcar pueden tener un gran impacto, aunque la mayoría de las personas lo pasan por alto. Igual que sucede con el resto de cosas, los beneficios para la salud que se obtienen dependen de las elecciones que se realizan. ¿Usted bebe té o café?

    En términos de popularidad, si hay que tener en cuenta las ventas mundiales, el té es un claro ganador. 

    ¿Pero cuál de los dos contiene más cafeína? Todo el mundo sabe que demasiada cafeína no es buena, pero ¿qué bebida caliente es la que más contiene? ¿Té o café?

    Puede que la respuesta no le sorprenda, pero el margen de diferencia entre los dos raya lo alarmante. De media, una taza de café contiene tres veces más cafeína que una taza de té negro. Usted no se pensaría dos veces el beber una taza de café, pero casi seguro que no bebería tres tazas de té como sustituto.

    Tanto el té como el café tienen sus pros y sus contras. Hay muy poca diferencia cuando se trata de elegir una opción más saludable.

    Los estudios muestran que las personas que beben alrededor de 4 tazas de té negro al día tienen menos niveles de cortisol (la hormona del estrés) en su cuerpo, pero el té también contiene un químico llamado tanino, que contrarresta el hierro del cuerpo que previene la anemia.

    Por otra parte, se cree que el café previene la diabetes de tipo 2 y que puede aumentar la efectividad de los analgésicos. No obstante, los estudios muestran que el café también puede disminuir el flujo de sangre que llega al corazón.  Luego tenemos el azúcar. La gente suele tener dificultades para permanecer en el límite de la cantidad dietética recomendada de azúcar: un 65 % de estadounidenses añade azúcar a su té o café. Si una persona como media añade dos azucarillos al café, y toma cinco tazas de café al día, estará consumiendo unos 70 azucarillos más a la semana. Eso suma unos 280 azucarillos extra al mes, ¡y unos increíbles 3.360 al año! Piense un poco en sus pobres dientes y considere reducir el azúcar.

    O aún mejor, ¿por qué no realizar un esfuerzo para evitar la cafeína por completo bebiendo sencillamente más agua en su lugar?

    Té, café o agua. La elección es suya, ¡pero intente beber más agua!

    90 millones de clientes en todo el mundo usan Cigna. Únase a ellos ahora.

    TOP: