Consiga un presupuesto Acceso clientes
  • Estamos aquí para ayudarle 24/7
  • Contáctenos
  • MITOS frente a REALIDADES: sueño

    1. La falta de sueño puede afectar a nuestro peso

    Realidad: el sueño parece afectar a distintos factores que pueden tener consecuencias sobre nuestro peso. Estudios recientes han demostrado que las personas que se ven privadas de sueño (que duermen habitualmente menos de siete horas cada noche), experimentaban un aumento de apetito y ganaban peso.2,3 También, dormir menos nos ofrece más oportunidades para comer, y se ha demostrado que el sueño insuficiente reduce el uso de insulina por el cuerpo, que puede llevar a la aparición de diabetes.

     

    2. A medida que envejecemos necesitamos menos horas de sueño

    Mito: aunque las pautas de sueño cambian con la edad, por lo general la necesidad de sueño no cambia. Es posible que las personas más mayores se despierten con más frecuencia durante la noche y que duerman menos durante la noche, pero siguen teniendo la misma necesidad de sueño que adultos más jóvenes. Esto puede significar que las personas más mayores duermen más durante el día: las siestas planificadas pueden ser una buena estrategia para garantizar un sueño suficiente.

     

    3. El insomnio puede ser un síntoma de depresión

    Realidad: no poder conciliar el sueño, o despertarnos muy pronto por la mañana puede ser un síntoma de depresión.6 Si ha tenido dificultades de sueño durante varias semanas, puede ser recomendable hablar con su médico sobre las posibles causas y opciones de tratamiento disponibles.

     

    4. No soñamos todas las noches

    Mito: aunque es posible que no siempre recuerde los sueños, está ampliamente aceptado que soñamos cada noche. Aunque la mayor parte de los sueños tienen lugar durante la fase MOR (“Movimiento Ocular Rápido”) se estima que parte de los sueños tienen lugar durante otras partes de la noche.

     

    5. El cerebro está inactivo durante el sueño.

    Mito: durante el sueño su cerebro está muy activo, al controlar funciones corporales como la respiración, el ritmo cardiaco y la segregación de hormonas. Por no citar la consolidación de los recuerdos y habilidades adquiridas durante el día.

     

    6. Una hora antes de medianoche vale lo mismo que dos posteriores

    Mito: no parece que este proverbio antiguo tenga nada de cierto. Dormir lo suficiente es de importancia esencial y, para la mayoría de las personas se trata de unas siete u ocho horas por noche.6 Si tiene que madrugar por la mañana, ello conllevará irse a dormir antes de medianoche, lo que puede ser el origen de este mito. No obstante, algunos relojes biológicos están “programados” para dormir en determinados momentos y si esto se altera incluso en tan solo una hora, puede afectar a la forma en la que nos sentimos.

     

    Este artículo se publicó en nuestra revista para clientes Cigna Global, “Your Health Matters” - Edición de primavera 2016

    90 millones de clientes en todo el mundo usan Cigna. Únase a ellos ahora.

    TOP: