Consiga un presupuesto Acceso clientes
  • Estamos aquí para ayudarle 24/7
  • Contáctenos
  • LOS EXPATRIADOS LO SABEN BIEN: por qué es positivo el choque cultural

    Muchos están de acuerdo en que salir de la zona de confort abre las puertas a las experiencias más significativas de la vida. Viajar es un modo excelente de escapar de la rutina, y los expatriados saben bien que trasladarse al extranjero es ir un paso más allá, ya que abandonan completamente su zona de confort para adoptar una vida totalmente nueva.

    Como expatriado que reside en el extranjero, empieza a observar distintas actitudes y conductas desde el mismo momento en que llega a un país nuevo. Esto puede derivar en malos entendidos o en percepciones negativas pero, tan pronto como sea capaz de lidiar con las expectativas, empezará a aprender de una cultura nueva y es entonces cuando podrá experimentar algunos cambios realmente positivos. Eche un vistazo a algunos de los motivos que explican por qué la experiencia del choque cultural es buena:

    1. Le hace más comprensivo 

    Mediante la comprensión de las diferencias culturales y la aceptación de las nuevas formas de comportamiento de las personas, usted también adquiere una mejor comprensión de la naturaleza humana. Todos somos diferentes. Al compartir con otras personas de entornos muy distintos, puede convertirse en una persona más comprensiva y empática. Esto también le brinda una oportunidad para aprender sobre usted mismo.

    2. Le hace más fuerte 

    Enfrentarse a un entorno desconocido y al choque cultural es inquietante. Una vez que nos hemos trasladado al extranjero, hay que aceptar el reto y, a medida que nos empezamos a adaptar y a acostumbrarnos al huevo hogar, estaremos superando ese miedo. Luchar contra lo desconocido nos aporta un gran crecimiento personal y perfila nuestra personalidad para ser más fuertes, más resilientes al cambio.

    3. Amplía nuestro círculo social

    Una vez que dominamos el choque cultural y que nos sentimos más cómodos en nuestro entorno, tenemos la posibilidad de hacer amigos nuevos y de ampliar nuestro círculo social a una escala global. También, hacer amigos procedentes de distintos entornos puede ser una experiencia de transformación; abre nuestra mente y abre las puertas a oportunidades en otras partes del mundo.

    4. Nos hacemos más listos

    Una parte de la inmersión en una cultura nueva puede forzarnos a aprender un idioma nuevo. Conocer un segundo idioma aporta beneficios obvios conforme lo vamos aplicando en nuestra rutina y además mejora la comunicación, pero aún hay más. Estudios recientes han demostrado que las personas que hablan dos o más idiomas tienen más materia gris en partes de sus cerebros; el área responsable de la capacidad de atención y de la memoria a corto plazo. Así que, dominar otro idioma nos aporta también ventajas cognitivas.

    5. Oportunidad de probar cosas nuevas

    Las culturas nuevas, por lo general, nos brindan la oportunidad de experimentar cosas completamente nuevas, que puede ser algo tanto único como excitante. El nuevo entorno le puede llevar a probar comida nueva, a ver cosas nuevas, visitar lugares, practicar deportes nuevos, etc. ¡La lista es interminable! Cada país tiene sus ventajas y peculiaridades, y embarcarnos en la aventura enriquecerá nuestra vida.

    Este artículo se publicó en nuestra revista para clientes Cigna Global, “Your Health Matters” - Edición de primavera 2016

    90 millones de clientes en todo el mundo usan Cigna. Únase a ellos ahora.

    TOP: